Durante el proceso de creación de marca es importante tener en cuenta que, de manera continua el mercado se enfrenta a cambios, evolución y constantes variantes. Las marcas no solo venden sus productos y servicios, sino que también se enfocan en la creación de experiencias memorables que fortalecen su conexión con el cliente.

No obstante, en este constante cambio y por la alta oferta existente en el mercado, las marcas, además de enfocarse en su propósito final (vender), tienen que sumar esfuerzos para convertir a sus clientes en creyentes, en donde se identifiquen con la compra y al mismo tiempo consoliden una relación con la marca por la calidad, experiencia vivida o cualquier otro atributo que fortalezca su conexión. De esta manera ¿Cómo logramos volver a los clientes en creyentes? ¿De qué forma impactamos la vida de los clientes a tal punto que logren una fidelidad con la marca?

Podemos definir Branding como el proceso de creación, desarrollo y construcción de marca, resaltando los valores intangibles de ella más allá de un producto o servicio. Para lograr hacer una óptima construcción de marca es importante ser auténticos y diferentes, ya que este será el impulso para comenzar una buena estrategia de branding.

Un paso clave para convertir a clientes en creyentes es lograr conectar la esencia de la marca con sus emociones y sentimientos, brindando experiencias memorables para generar recordación, posicionarse y ser relevantes a la hora de escogerla por encima de otras. Por otro lado, es importante establecer un camino para mantener esa conexión con el cliente en el tiempo. Algunos de los factores clave a tener en cuenta son:

  • La transparencia con el cliente no es negociable. Se debe ser coherente con lo que se dice, hace y transmite.
  • Tener consistencia en cada paso que se da y ser constante en todo momento.
  • Es vital que confíen en la marca para que la elijan sobre cualquier otra, consumiendo un producto, servicio o contenido de valor que sea importante para ellos.  

Teniendo esto claro y aplicándolo en todo momento, la marca será relevante para la vida de los clientes, marcándolos y haciendo que ese vínculo permita la sostenibilidad del producto o servicio propuesto.

Otro aspecto importante es la reputación de la marca, siendo este uno de los puntos más relevantes que se deben cuidar y mantener impecable. Una marca es confiable y fiable si tiene una excelente reputación, si es honesta con sus clientes y cumple su promesa de valor.

Lograr una buena reputación demanda tiempo y esfuerzo, sin embargo, es muy fácil perderla; Desarrollar acciones que permitan un posicionamiento de marca, que se alinee con el propósito o la creencia de un cliente, creará un vínculo con el cliente que incluso puede ser más fuerte que la misma necesidad de la compra.  

Las marcas están en un constante crecimiento y construcción; sin embargo, caer en el error de crecer en función del mercado y olvidarse de sus valores y principios es una de las fallas más comunes en el proceso de posicionamiento. La conexión entre la esencia de la marca y los sentimientos de los clientes es lo que la ayudará a convertirlos en creyentes, marcándolos con experiencias memorables que harán la diferencia a la hora de entrar en competencia con el mercado.

Agencia Severo.

Leave a Comment